viernes, 31 de enero de 2014

Especial Desgracias Olvidadas que aún Existen (I): Haití



En su día estas desgracias fueron portada en todos los medios de comunicación internacionales y el mundo dirigió su mirada hacia ellas para prestar toda la ayuda posible, pero a medida que fueron pasando las semanas y los meses la mirada enfocó otros sitios del mundo y los periodistas fueron abandonando el lugar cuando aún estaba todo por hacer y los tiempos de penuria no habían hecho nada más que empezar. El interés por una noticia desaparece ahora tan rápido como aparecen las siguientes. Muy grande y sobre todo de mucho interés político-económico tiene que ser una catástrofe o un conflicto para que los medios de comunicación le presten atención periódicamente y no la abandonen. Actualmente esto sucede con Siria, a ver cuanto dura.
Es por este motivo que en ‘The Fixer’ queremos dedicar un especial a las desgracias olvidadas que siguen existiendo. Contará con cinco posts dedicados al tema y en cada uno se narrará la situación actual en esa parte del mundo. Hoy comenzamos por Haití, donde el 12 de enero de 2012 un terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter con el epicentro a 15 km de Puerto Príncipe, la capital, dejó 316.000 muertos, 350.000 heridos y 1,5 millones de personas sin casa en un país con 10.033.000 habitantes. Quizá recuerden las catastróficas imágenes que publicaban los medios de comunicación los días siguientes y las canciones que artistas reconocidos gravaron para pedir ayuda al mundo.
Haití era entonces y todavía es ahora el país más pobre de América. Hace pocos días se cumplieron cuatro años de la catástrofe y según Naciones Unidas 817.000 personas siguen necesitando ayuda humanitaria por culpa de las precarias condiciones de vida y del alto riesgo de ser desalojadas forzosamente de los 306 campos de desplazados. Actualmente, según Amnistía Internacional, 170.000 personas viven en estos campos. A todo esto se le une la epidemia de cólera que empezó en octubre de 2010 como consecuencia de las condiciones salubres en las que quedó el país después del terremoto.
Desde entonces se han registrado 8.531 muertos por el cólera y hay la previsión de que en este año 2014 haya 45.000 nuevos casos de infectados. Haití soporta actualmente la mitad de casos sospechosos de cólera en todo el mundo. Escalofriante. Por otro lado, solo el 8% por ciento de las personas que siguen viviendo en los campos tienen suministro de agua, el 4% tienen gestión de residuos y el 54% baños. Haciendo unos sencillos cálculos matemáticos obtenemos el resultado de una letrina cada 114 personas. Asusta.
Aún así hay esperanza en este país tropical de América Central. El 89% de la población que tuvo que irse a vivir a campos de desplazados después del terremoto ya ha podido salir de ellos. Además, poco a poco se van reconstruyendo las infraestructuras del país que quedaron dañadas, que fueron muchísimas. Por ejemplo, el terremoto dejó muy afectados el Palacio Presidencial, el edificio del Parlamento, la sede de las Naciones Unidas y la Catedral Nacional.
Celebridades como Sean Penn siguen ayudando a Haití. El actor y director de cine organiza cada año una cena benéfica que lleva su nombre para recaudar dinero para ayudar al país afectado por el terremoto. En la última, que fue la tercera edición, consiguió la nada despreciable cifra de 4’5 millones de euros. Pero nada es suficiente en un lugar en el cual la educación es mayoritariamente privada y el 60% de los ingresos de las familias tienen que ir dedicados a la escuela de sus hijos. Son muchos los que acaban cambiando la escuela por la calle porque no tienen suficientes recursos.
Haití sigue necesitando la ayuda internacional, pero pocos se acuerdan de ello o les interesa acordarse. Y sigue necesitando periodistas que pisen el terreno y se conviertan en los ojos del mundo ante una realidad dolorosa. Uno de los puntos básicos que enseñan en la universidad a los futuros periodistas es que no hay que abandonar un lugar hasta que la desgracia haya dejado de ser desgracia y la reconstrucción sea una realidad. Los puntos básicos se suelen olvidar fácilmente. Y sino su director ya se encargará de que se les olvide.
El lunes se publicará el segundo post de ‘Desgracias Olvidadas que aún Existen’: Kony.
Por Sergi Escudero
Foto: Uno de los campos donde viven los desalojados por el terremoto de 2010 en Haití. Autor: AFP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario