sábado, 31 de mayo de 2014

Un Can Vies Maño. Los vecinos piden transformar la Fundición Averly en un centro cultural

La Fundición Averly, en peligro de derribo: el otro Can Vies de Zaragoza (FOTOS)

Publicado: Actualizado: 
Print Article
FUNDACION
Casi a la vez que las calles ardían en Barcelona por el derribo parcial del centro 'okupa' Can Vies, en Zaragoza estaba a punto de producirse otro estallido, según los vecinos. Cientos de personas se manifestaron este jueves en la capital aragonesa en contra del derribo de la Fundición Averly, calificada con unanimidad por los expertos como una de las grandes joyas del patrimonio industrial español y europeo y actualmente abandonada.
Las protestas no pasaron a mayores porque la Fiscalía General del Estado, tras una denuncia de la plataforma Salvemos Averly, pidió más información sobre el caso, lo que llevó al Ayuntamiento, del PSOE, a aplazar el derribo. En la calle, la tensión en los últimos días se había ido multiplicando.
"Había cientos de personas dispuestas a parar las máquinas. Tememos que haya un estallido social si el edificio se derriba porque la gente está muy cabreada", advierte Carlos Bitrián, presidente de Apudepa (la organización de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés), que forma parte de la plataforma Salvemos Averly.
Sin embargo, según indica el Ayuntamiento de Zaragoza a El Huffington Post, la situación "está muy muy lejos de ser un estallido social". Fuentes del Consistorio aseguran que no existe un "ánimo de construcción feroz" ni tampoco "una situación de tensión y malestar" entre la ciudadanía.
UNA BELLA DURMIENTE
Vecinos, expertos y académicos se oponen a la destrucción de esta "joya del patrimonio industrial" que, aseguran, se han mantenido intacta desde su creación en 1880. Es un caso de lo que en patrimonio industrial se conoce como "Bella Durmiente".
"Se mantienen como si se hubiese quedado en un letargo, es como si se las pudiera despertar en un momento dado y estuvieran con la misma frescura. La importancia radica no sólo en que ha sido una gran empresa en el proceso de industrialización española, sino en que ha conseguido mantener hasta la fecha todo intacto", explica Bitrián.
(Sigue leyendo después de la imagen...)
zaragoza
Los planes del actual dueño de los terrenos, la constructora Brial, era derribar la Fundición Averly y construir en su lugar 200 viviendas. La compañía compró la fundición a la familia que hasta ahora era propietaria, acuciada por las deudas. Los vecinos acusan a las Administraciones de haber guardado silencio durante todo el proceso.
Bitrián subraya que una solución hubiese sido declarar a la Fundición Bien de Interés Cultural (BIC), algo que su asociación ya solicitó en 1999: "No se catalogó porque hasta 2013 la empresa estuvo activa y las instituciones entendieron, creemos que erróneamente, que la mejor protección era el uso y la actividad y que podría ser incompatible con la actividad industrial".
¿Qué paso después del cierre de la empresa? Bitrián afirma que no se ha catalogado como BIC porque hay "unos intereses inmobilarios muy potentes a los que la Administración no se ha querido enfrentar". Por eso, explica, sólo se ha conseguido "una protección parcial y de segundo nivel".
"UN ESPACIO CIUDADANO Y DE CULTURA"
Ahora piden "un acuerdo político para que a los propietarios se les compense con lo que sea menester" y se llegue un acuerdo para que la Fundición pueda ser "un espacio ciudadano y de cultura".
"Estamos confiados porque creemos que tenemos razón en el valor cultural y pensamos que la justicia así lo reconocerá", señala Bitrián, quien recuerda que ha habido otros casos en los que los tribunales dictaminaron que se debía abrir un expediente de Bien de Interés Cultural.
"Lo que tememos es que no se de tiempo a la justicia, por lo que pedimos que no haya derribo hasta que no haya sentencia", resalta. Por eso, un grupo vigilará cada día a las puertas de Averly para impedir su derribo.
La Fundición Averly de Zaragoza, en imágenes
 compartir
 tuitear
 1 / 15 
Imágenes cortesía de Apudepa
TE PUEDE INTERESAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario