viernes, 27 de febrero de 2015

El Gobierno pone fin a los recortes del gasto público en pleno año electoral (Entiéndase una suspensión momentánea hasta después de leas elecciones que seguirán recortando y recortando más)

EL SECTOR PÚBLICO GASTÓ 202.698 MILLONES

El Gobierno pone fin a los recortes del gasto público en pleno año electoral

La política de recortes en el gasto público se ha acabado. Eso es lo que dice la Contabilidad Nacional, que refleja que las distintas Administraciones gastaron el año pasado algo más de 202.600 millones
Foto: El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (EFE)
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (EFE)
http://www.elconfidencial.com/
AUTOR
FECHA
El Gobierno no ha dimitido de su política de austeridad, pero ha abierto la mano del gasto en pleno año electoral. Al menos así lo prueban los datos, después de que Estadística haya puesto cifras al volumen de consumo público. El resultado es ilustrativo de que los recortes se han acabado. En 2014 el consumo público –en términos de Contabilidad Nacional– ascendió a 202.698 millones de euros, es decir, apenas 1.520 millones menos que un año antes. Incluso si se tiene en cuenta el efecto de los precios (con índice base 100 en 2010) el resultado es significativo. El consumo público representó el año pasado el 93,4%, lo que quiere decir una décima más que un año antes.
Eso significa, ni más ni menos, que desde que se alcanzó el máximo en 2010, 221.715 millones de euros, el recorte ha sido equivalente a 19.017 millones. Ese es el ‘tajo’ real que han dado las distintas Administraciones al consumo público, principalmente en el año 2012, el primero de la legislatura, y cuando laselecciones generales y territoriales estaban todavía muy lejos. De hecho, nada menos que el 67% del recorte del gasto se produjo ese año, algo que puede explicar que España continúe siendo uno de los tres países de la Eurozona con mayor déficit público y que haya sido amonestado recientemente por Bruselas para que cumpla con la consolidación fiscal.
Los datos de la Contabilidad Nacional muestran que, pese a estos recortes, el consumo público todavía se sitúa en niveles de 2007. Y de hecho si se compara con la inversión (formación bruta de capital en la jerga de la Contabilidad Nacional) el resultado es sorprendente. En el año 2000 el consumo público apenas representaba el 63% de la inversión, pero es que en 2014 ya suponía el 98%. Incluso en 2013 el consumo público fue superior a la inversión, lo que da idea de la política de prioridades del país.
Hoy el consumo público representa el 19,1% del PIB (1,058 billones de euros), un porcentaje que todavía –y pese a los recortes– se sitúa por encima de los niveles de 2008 (un 18,8% del PIB), en plena expansión económica, y cuando los ingresos crecían en tasas de dos dígitos. Al comenzar el siglo, el consumo público suponía apenas el 16,7% del PIB.
Un reciente informe de la OCDE estimaba que, por primera vez desde la democracia, el gasto público en salud, por ejemplo, encadenó un trienio en negativo. En concreto, según datos de la organización, el gasto per cápita descendió un 1,9% entre 2009 y 2012. En educación o servicios sociales también se han producido recortes.
El consumo público mide la remuneración de asalariados, los consumos intermedios (que sirven para fabricar otros bienes), los impuestos sobre la producción pagados por las distintas Administraciones, el consumo de capital fijo y las transferencias sociales en especie. Es decir, toda la actividad económica del sector público. No se incluye, por lo tanto, el gasto en pensionesu otras partidas que no se tienen en cuenta a la hora de confeccionar la Contabilidad Nacional y que son mero gasto sin influencia en la variación del PIB.
La nómina del sector público
El componente más importante del consumo público –con diferencia– tiene que ver con la remuneración de los asalariados, que representa cerca del 60% del total. En concreto, el año 2013 –último ejercicio con datos cerrados– las nóminas del sector público ascendieron a 114.537 millones de euros, incluso ligeramente por encima de un año antes. Si bien por debajo de las cifras que se daban al comenzar la crisis, cuando el sector público llegó a gastar 125.564 millones de euros en salarios.
Luis de Guindos y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)
Luis de Guindos y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)
Eso significa que más de la mitad del recorte del gasto público se ha hecho a través de una reducción de las plantillas, pero fundamentalmente al comienzo de la legislatura.
Hoy el gasto en nóminas es muy similar al de los años anteriores, y aunque todavía no hay cifras cerradas respecto de lo que pasó el año pasado, eso quiere decir que también en este capítulo se ha producido un parón en lapolítica de ajustes, lo que ha ayudado a empujar el crecimiento. El sector público, de hecho, ha dejado de ser un lastre para el avance del producto interior bruto (PIB).

No hay comentarios:

Publicar un comentario