viernes, 17 de febrero de 2017

La ONU condena el bombardeo de la coalición que encabeza Arabia Saudí contra un funeral en Yemen

http://www.lainformacion.com/disturbios-conflictos-y-guerra/ONU-bombardeo-Arabia-Saudi-Yemen_0_1000400039.html


MADRID| 
El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Ismail Uld Cheij Ahmed, ha condenado este jueves el bombardeo lanzado el miércoles por la coalición que encabeza Arabia Saudí contra un funeral cerca de la capital, Saná, que se saldó con al menos diez muertos.
En su comunicado, ha resaltado que "los ataques contra civiles son injustificables, independientemente de las circunstancias", lamentando que "cada día en Yemen mueren civiles por ataques indiscriminados por parte de todos los actores en el conflicto".
"Pido a las partes que se ciñan a sus obligaciones bajo el Derecho Humanitario y respeten la santidad de la vida de los civiles", ha agregado Cheij Ahmed.
El enviado especial de la ONU ha apuntado además a los combates en la costa del mar Rojo y el deterioro de la situación humanitaria en el país, recalcando que esto "subraya la necesidad de poner fin a la violencia y alcanzar un alto el fuego sostenible, así como una solución duradera al conflicto en Yemen a través de un proceso político inclusivo".
Durante la jornada, el consejo político de los rebeldes huthis ha tildado de "brutal crimen de guerra" el bombardeo, añadiendo que "revela que la agresión saudí es una bestia que carece de todo principio religioso y humanitario".
El bombardeo fue lanzado contra un funeral en el que participaban mujeres y niños en la localidad yemení de Arhab. El ataque habría dejado además más de una decena de heridos.
Los huthis anunciaron poco después el lanzamiento de un misil balístico contra el aeropuerto saudí de la localidad de Abha, asegurando que "ha impactado con éxito" en su objetivo, si bien la coalición aseguró haberlo interceptado.
El bombardeo no es el primero de la coalición que encabeza Riad contra un funeral. En octubre, más de 140 personas murieron y 525 resultaron heridas en un suceso similar en Saná.
En ese ataque, las bombas cayeron alrededor y sobre el edificio donde se celebraba el funeral por el padre del ministro del Interior del autoproclamado gobierno yemení instaurado tras la toma de Saná por los huthis. En el funeral estaban presentes numerosos altos cargos e importantes figuras de Saná.
La coalición respalda al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi --reconocido internacionalmente-- en el conflicto que estalló hace casi dos años con los huthis, que cuentan con el respaldo de Irán y junto a los que combaten las tropas leales al expresidente Alí Abdulé Salé.
El Ejecutivo de Hadi opera desde la localidad de Taiz y desde Arabia Saudí, mientras que los rebeldes han designado un Gobierno --no reconocido internacionalmente-- que actúa desde la capital, Saná.
A mediados de enero, el coordinador humanitario de Naciones Unidas para Yemen, Jamie McGoldrick, cifró en 10.000 el número de civiles muertos a causa del conflicto en el país, agregando que otros 40.000 civiles han resultado heridos.
El conflicto ha destrozado la inmensa mayoría de las infraestructuras de Yemen, por lo que gran parte de la población se ha quedado sin medios de vida y sufre inseguridad alimentaria.
De acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), más de 7,5 millones de niños en Yemen necesitan asistencia sanitaria urgente y alrededor de 370.000 se encuentran al borde de sufrir desnutrición severa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada